Vacaciones de verano en Jaén: Todo lo que debemos saber

España es un país privilegiado que tiene en todos sus rincones algo que disfrutar. Para nadie es un secreto que los puntos más fuertes en relación al turismo son las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, pero eso no significa que sean las únicas que valgan la pena visitar.

Todos los rincones del territorio español tienen algo que ver, qué hacer y qué comer, pues la cultura de cada comunidad y de cada ciudad son diferentes, lo que significa que si hacemos turismo nacional, siempre tendremos un destino increíble por descubrir. En este caso nos enfocaremos en Jaén y viajaremos por la zona acompañados de Maria Jesús Rodríguez, experta en turismo en la zona quien nos ayudará a elegir los mejores planes para disfrutar de todo lo que nos ofrece esta bella localidad.

¿Qué hacer en Jaén?

Jaén, como todos los lugares de España, tiene lugares por conocer y actividades por realizar, por lo que hemos enlistado las cosas más llamativas de la zona. Por línea general todas las opciones que compartiremos son para todas las edades y pueden ser disfrutadas por toda la familia.

Sin embargo, hay un factor muy importante que destacar, y es que motivado a la pandemia habrá actividades que se vean modificadas o que deba ser estructuradas de forma diferente para evitar los contagios. Teniendo esto en mente, hemos hecho una lista que nos puede dar una idea de qué hacer cuando estemos en Jaén:

  • Visitas guiadas nocturnas a Úbeda y Baeza

Las visitas guiadas a las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, son un plan maravilloso a nivel cultural, lejos del calor del día y con la magia de la noche y las calles y plazas de piedra iluminadas. Incluso a veces se organizan visitas teatralizadas que recrean distintos episodios de la rica historia de ambas localidades.

  • Visitar los museos

Las altas temperaturas del verano invitan a buscar la sombra, y nada mejor que hacerlo en alguno de los espectaculares museos que hay en la provincia de Jaén. Muchas opciones pueden darse si conocer museos es lo que más nos gusta, el Museo del Aceite y la Sostenibilidad de Geolit, los museos de las batallas de Bailén y Navas de Tolosa, los museos arqueológicos o el dedicado a San Juan de la Cruz en Úbeda.

  • Deportes y actividades al aire libre

Una de las mejores opciones para hacer frente al calor del verano es practicar deportes sobre el agua, como el descenso del río Guadalquivir. También se pueden aprovechar las primeras horas de la mañana para practicar senderismo a la sombra de la arboleda en alguno de los cuatro parques naturales jiennenses.

  • Cine bajo las estrellas

Muchos pueblos y ciudades tienen su propio cine de verano, que proyectan películas menos actuales en sesiones nocturnas. Lugares como la plaza de toros de Úbeda o el Auditorio de la Alameda de Jaén se convierten en inmensas salas de cine al aire libre.

  • Noches de verano entre torres y almenas en Jaén

El Castillo de Santa Catalina de Jaén cobra vida en las noches de verano gracias a este programa que incluye actividades como representaciones teatrales, juegos de rol en vivo, demostraciones de cocina y visitas al monumento a la luz de las velas.

  • Baño interior a falta de mar

Que en Jaén no haya mar no quiere decir que no haya playa, pues disfrutamos de excelentes zonas de baño de interior. Podemos refrescarnos en auténticas playas como la existentes en Mogón, el pantano del Rumblar (Baños de la Encina) o del Jándula o en increíbles piscinas naturales como Amurjo, en Orcera.

  • Turismo astronómico

La provincia de Jaén es uno de los mejores lugares de España para practicar el turismo astronómico, y las noches de verano son un momento ideal para la contemplación del cielo. Las posibilidades incluyen desde la visita a un museo de astronomía en el castillo de Hornos de Segura hasta la visita a varios observatorios astronómicos.

  • Paseo en el barco solar por el embalse del Tranco

El barco solar del embalse del Tranco se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la provincia de Jaén, con miles de usuarios que ya han disfrutado de este maravilloso entorno natural. Además, el centro de ocio ofrece otras actividades, como kayak, tirolina e incluso un restaurante panorámico de alta gastronomía.

¿Qué comer en Jaén?

El turismo gastronómico es fundamental en nuestro país, por lo que suele ser un factor muy importante cuando se va a visitar alguna localidad en específico. Si bien hay platos de la cocina española conocidos internacionalmente, hay muchos que deberían estar y Jaén tiene una variedad de platos que hacen feliz al paladar de cualquier turista, ya sea nacional o internacional.

Tomando en cuenta que parte de conocer las tradiciones de una cultura van de la mano de la comida tradicional y de cómo son sus preparaciones. Así,  hemos enlistado los platos más importantes de la cocina de la región, estos son:

  • Pipirrana

La Pipirrana de Jaén es una de las comidas más tradicionales y ancestrales de la comunidad. Se le considera un plato de verano, en cuya preparación se utilizan tomates, huevos, pimientos y atún. Su aspecto más destacado es el majado a base de ajos, yema de huevo, sal y aceite de oliva. Una vez que se prepara hay que dejar reposar un par de horas, de manera que los sabores puedan combinarse perfectamente.

  • Andrajos

Es otro de los platos más tradicionales de Jaén y de la cocina andaluza, suele ser ideal durante el invierno, aunque se puede encontrar en los restaurantes durante todo el año. Se prepara con carne de conejo, aceite de oliva, cebolla, ajos, además de pimentón choricero y comino en grano. La carne de conejo se troza y se pone a rehogar en una sartén con aceite de oliva. Luego se pica la cebolla con los ajos y se incorpora a la sartén cuando la carne se encuentre dorada. Se condimenta con comino en grano y pimentón.

  • Galianos

Los Galianos son una de las comidas más populares de Jaén. Con frecuencia se prepara con conejo, pollo o liebre y se le agrega más sabor con los níscalos de la zona. Otros ingredientes incluyen el ajo, tomates, laurel, gazpacho manchego, pimienta, azúcar, sal y aceite de oliva.

La carne se debe coser agregando un poco de aceite de oliva junto con el laurel y los ajos. Una vez que la carne está tierna, se aparta y se reserva. Luego, en una sartén se debe sofreír los ajos picados y después se deben agregar tomates triturados. También se debe agregar el pan de gazpacho manchego y la carne picada. Además se debe incorporar un vaso de caldo de carne y se cocina a fuego lento. Cuando el caldo se consuma y el pan esté bien blandito, el plato estará listo.

  • Ajo harina

El ajo harina es básicamente un guiso de patatas que se elabora con salsa de pimentón. También se utilizan tomates y níscalos, además de ajo, harina para espesar, aceite de oliva y un poco de sal.

Su preparación es muy sencilla pues consiste en freír los pimientos y los níscalos con aceite de oliva. Al mismo tiempo se trocean las patatas y después los níscalos y los pimientos se reservan. Luego se prepara un majado con cebolla, ajo y tomate. A continuación, se incorpora a las patatas. También debe agregarse el pimentón dulce, además de agua. Cuando todo se haya cocinado se agrega la harina para espesar y se remueve durante poco tiempo.

  • Migas serranas

Las migas serranas de Jaén es uno de los platos típicos más populares. Es una de las comidas más populares en la zona de Cazorla, Las Villas y la Sierra de Segura. Debido a su popularidad, actualmente se sirve como tapa en restaurantes y bares de Jaén. El plato se elabora con migas de pan, las cuales deben estar asentadas y rociadas con salmuera. También se utiliza aceite de oliva, chorizo, ajos, además de cebolletas, rábanos, aceitunas, sardina y pimientos fritos.

  • Ajoatao

El ajoatao es una comida tradicional de Jaén que se sirve como salsa. Suele acompañar pescados, carnes y embutidos, además que también se puede untar con pan tostado. En su elaboración se utilizan aceite de oliva, patatas, además de ajo, sal, limón y yema de huevo.

Con las patatas se elabora un puré que después se mezcla con la masa de ajos. Esta masa de ajos previamente debe molerse en un almirez con sal. Después se agrega la yema de huevo al ajoatao, pero solo cuando la pasta se encuentre fría. A esta mezcla se agrega un poco de zumo de limón para darle un toque de acidez. Una vez que está listo, el ajoatao se sirve en un cuenco de barro o de cerámica. También es común agregar hojas de perejil, piñones y copos de chile para decorar.

Jaén lo tiene todo para que quienes decidan descubrirlo, pasen momentos maravillosos en sus rincones. Sus monumentos naturales, arquitectónicos y su cocina tradicional, le garantizan al turista una visita inolvidable que, sin duda alguna, van a querer repetir, pues siempre hay algo nuevo que ver, hacer y probar.

Deja una respuesta