Cambiar la bañera por un plato de ducha: factores, ventajas y precios

En tendencia y por comodidad, sumándose a cada vez casa más pequeñas por ser más asequibles, se ha forzado la reforma de cambiar una bañera por un plato de ducha.

Es seguro que hayas pensado en realizar esta reforma si dispones en tu baño una bañera. Será un acierto. Pero hay ciertos conceptos que deberías saber, como son los factores que influirán o deberás considerar, las ventajas por hacer esta reforma y el precio aproximado.

Factores a considerar al cambiar una bañera por un plato de ducha

Existen diversos factores que deberás considerar seriamente. Estos son:

  1. Espacio de la bañera: la bañera que se retirará, dará paso a un gran hueco. Éste podrá rellenarse en sus dimensiones por un gran plato de ducha rectangular, o bien reducir el espacio de aseo por una ducha más pequeña y ganar el espacio sobrante para otros usos útiles.
  2. Platos de ducha de obra o prefabricada: existen dos tipos de platos de ducha: hechos de obra a media y conforme se hace la reforma; o bien adquirir uno ya prefabricado, los cuales pueden ser de varios materiales, colores y acabados.
  3. Modelos a ras de suelo: aparte del diseño moderno que se consigue, los modelos hechos a ras de suelo son esenciales cuando hay personas mayores o de movilidad reducida en casa. Al no tener que subir ningún escalón, la persona podrá acceder por sí sola en la ducha, proporcionándole una mejor calidad de vida. Se podrá acceder a ayudas y subvenciones territoriales si este es tu caso.
  4. Materiales antideslizantes: es muy importante optar por materiales antideslizantes en tu plato de ducha, de manera que se eviten graves accidentes domésticos.
  5. Inclinación del plato de ducha: considera y ten en cuenta durante la reforma, que el plato de ducha, tanto si está a ras de suelo como si tiene un leve escalón, tenga cierta inclinación para que el agua se deslice hasta el desagüe.
  6. Reborde cerámico o de azulejo: podrás escoger entre varios rebordes para rematar la decoración en el plato de ducha. Puede ir acorde a la decoración del baño existente o darle unos nuevos toques. Existen varios materiales, acabados y colores donde elegir.
  7. Modelo de la mampara: en función de la forma y ubicación de tu plato de ducha nuevo, podrás optar por modelos de mamparas plegables, fijos u oscilantes. También podrás elegir el tipo de cristal y el material.
  8. Materiales para el plato de ducha: existen varios materiales con el que se fabrican los platos de ducha. Los de fibra de vidrio o acrílicos son los más recomendables por los profesionales de Baño Spacio y elegidos por los clientes, ya que son resistentes, versátiles y duraderos. También podrás optar por lo de porcelana, carga mineral, piedra natural o metálicos.

Ventajas de cambiar la bañera por un plato de ducha

Existen varias razones por el que cambiar una bañera por un plato de ducha es un acierto. Las principales, son:

  1. Mayor espacio en el baño: sobre todo si vas a poner un plato de ducha menor que el hueco, y aprovechar el resto del espacio para otro fin, como por ejemplo, una estantería en forma de escalera o una cajonera.
  2. Aumento del valor de la casa: al hacer una reforma o varias, el valor total del inmueble se revaloriza. Esto es muy importante si se tiene en mente alquilar o vender la vivienda.
  3. Mayor comodidad y seguridad: es mucho más cómodo acceder a una ducha que a una bañera, además de más seguro.
  4. Será más fácil la limpieza: ya que la ducha tiene mejor accesibilidad para su limpieza que una bañera.
  5. Serán más accesibles: para las personas mayores o con movilidad reducida, disponer de un plato de ducha a ras de suelo les hará ganar en calidad de vida y tener más independencia.
  6. Ahorro energético: ya que se gasta menos agua duchándose que llenando una bañera, ahorrarás tanto en luz como en la factura del agua.
  7. Podrás instalarla por poco con subvenciones: cada comunidad autonómica o zona territorial dispone de varias ayudas y subvenciones en las reformas para ganar la calidad de vida a personas mayores o con movilidad reducida. Si es aprobada, la reforma te resultaría gratuita.

Precio aproximado por cambiar la bañera por plato de ducha

El precio total de una reforma en el que se cambie la bañera por un plato de ducha varía conforme a:

  • la mano de obra,
  • los materiales,
  • el desescombro,
  • el tipo de ducha,
  • el material de tipo de plato de ducha,
  • las dimensiones del plato de ducha,
  • el tipo y dimensiones de la mampara,
  • sí hay que poner , renovar o trasladar nueva grifería,
  • el nuevo alicatado,
  • etc.

El precio aproximado estaría en torno a unos 1.200 €, pudiendo ser de mínimo 400 € y máximo unos 3.000 €.

Consejo

Pide siempre asesoramiento y establece varios presupuestos a diferentes profesionales para establecer el que se adapte a tus necesidades.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Descubre la riqueza de Valencia

La Comunidad Valenciana, situada en la costa este de España, se destaca no solo por su rica historia y su