Reformando el baño

Si preguntamos a los profesionales del sector de El Baúl reformas y decoración, cuales son los servicios que más demandan sus clientes, su experiencia en reformas del hogar, les obliga a decir que la reforma integral de los baños. Junto con la cocina, esta estancia tan elemental de la casa, es la que mas mejoras y cambios necesita con el paso de los años. Tener un baño en perfectas condiciones es sinónimo de higiene, entre otras cosas. Lejos quedaron las letrinas de las antiguas viviendas y esos excusados que se encontraban fuera de la vivienda. Por suerte, los baños, son estancias muy tenidas en cuenta a la hora de tener las casas al día y a la última.

Por difícil que pueda resultar creer, la reforma del baño es una de las que más quebraderos de cabeza dan a los ocupantes de la vivienda. Actualizar y renovar esta estancia, implica que los obreros se paseen por la casa, pues se trata de una obra mayor y que hay que disponer de un presupuesto holgado para acometer la reforma. También es cierto que las ideas y tendencias actuales, permiten renovar el baño con pequeños cambios y sin necesidad de hacer una obra. Sin embargo, de lo que vamos a hablar aquí es de un cambio de look radical que requiere de una planificación, una serie de toma de decisiones y un presupuesto bien definido.

Hacer las cosas bien desde el principio, tomar las decisiones correctas y saber bien lo que queremos, es fundamental para que el resultado final y el dinero invertido, no conlleven la necesidad de tener que hacer una reforma en un breve periodo de tiempo.

Para poder tener ese baño de revista que tanto llama tu atención, más allá de los estilos o el modelo de los sanitarios y los muebles elegidos, hay que tener presentes una serie de aspectos y no olvidarlos en el momento de planificar la reforma. Veamos cuales son esos puntos clave a la hora de reformar el baño.

Aspectos fundamentales a tener en cuenta

Tal vez pueda parecer que no tiene importancia, debido a que se trata de una estancia de dimensiones reducidas y finalidad concreta. Sin embargo, la distribución del baño es fundamental. Plantear al diseñador las posibles mejoras en la distribución que se pueden hacer para aprovechar la luz natural, propiciará que las zonas fundamentales como la ducha o bañera y el mueble del lavabo, estén mejor iluminadas. Para el inodoro y las zonas de almacenaje, la ubicación ideal es la zona más escondida del baño, mientras que zona de aseo y lavabos dispongan de una superficie desahogada, ya que por lo general es donde pasamos más tiempo.

En las viviendas que tienen cuartos de baño con espacio suficiente, el estilo y la elegancia pueden ir de la mano de las bañeras exentas, aunque eso sí, no deben entorpecer el paso.

Conocer los distintos tipos de materiales que se pueden utilizar para el alicatado y solado, es otro aspecto fundamental a tener en cuenta. Su durabilidad, mantenimiento y que sean de fácil limpieza, así como la resistencia a la humedad o su posible deterioro, son factores que hay que considerar a la hora de realizar el presupuesto. Uno de los materiales por excelencia en este sentido es el gres porcelánico que ofrece las mejores soluciones tanto en pavimento como revestimiento. Se trata de un material totalmente impermeable, higiénico y fácil de limpiar.

Las opciones que presenta imitan a la perfección materiales como la madera o la piedra natural. En el mismo espectro encontramos sintéticos, laminados que imitan la tarima pero resisten la humedad, las baldosas hidráulicas e incluso, el papel pintado resistente a la humedad.

Elegir los sanitarios tiene especial importancia, pues hay que tener en cuenta que pertenezcan a la misma línea y posean una buena funcionalidad. Las firmas del sector, ofrecen colecciones que incluyen inodoro, lavabo y bañera.

En cuanto al resto de los elementos que componen el baño, la clave esta en la comodidad y la elegancia. El espejo puede tener su función práctica y a la vez, decorativa y hacer juego con los armarios y muebles de almacenaje. Una buena elección de estos elementos, proporcionará espacio y funcionalidad. La iluminación, bien estudiada, aporta calidez y un toque personal

A la hora de reformar el baño, se trata de ganar espacio y amplitud. Dado que, en muchas ocasiones, los cuartos de baño son ligeramente opresivos debido al reducido tamaño de la estancia y la mala colocación de los diferentes elementos que lo componen, una buena reforma, debe ir dirigida a aprovechar al máximo todo el espacio.

Opciones que pueden darnos la clave para reformar nuestro baño

Los lavabos, por ejemplo, suelen ser de cincuenta centímetros. Pero podemos encontrar los de tamaño maxi y tipo escultórico que se salen del estándar. En el caso de aseos estrechos, podemos encontrar lavabos mini que rondan los veinte centímetros. Se puede optar por diseños encastrados o sobre encimera, siempre prestando atención al material de fabricación, la porcelana suele ser blanca, las resinas ofrecen colores y también podemos decidirnos por el metal o la piedra.

Si el presupuesto lo permite, se puede crear una sola pieza que disponga de encimera y lavabo o instalar dos lavabos en el mismo frente. En este caso hay que contar con una distancia mínima entre ambos de sesenta centímetros.

Casi más que un elemento funcional puede resultar decorativo. Los espejos, tan imprescindibles en un cuarto de baño, se encuentran disponibles en infinidad de diseños, tamaños y forma.

Para el mueble, puede realizarse un diseño de obra, abierto y con baldas o un mueble cerrado con puertas y cajones. Los acabados son múltiples: madera, lacados, cristal, melamina…

Iluminar un baño puede resultar una tarea complicada. Según las dimensiones y si dispone de ventana o no, hay que contar con la luz ambiental, la funcional y la puntual. La primera, posee una función meramente decorativa, la segunda es la que procede del techo y da luz a toda la estancia y la última, debe permitir una buena visibilidad mientras te maquillas, afeitas o le pones caras al espejo. Lo mejor es optar por luces led que permiten el ahorro y la independencia de cada zona.

Vestir suelos y paredes puede convertirse en toda una aventura. Las posibilidades son tantas que cuesta decidirse. Es fundamental prestar atención a la calidad y características de cada material. Las piezas rectificadas, se colocan eliminando las juntas, algo que mejora la limpieza y el mantenimiento, logrando una mayor unidad estética. Combinar materiales esta permitido, jugar con los colores y las texturas es igualmente válido, pero siempre puedes optar por los clásicos y como mucho, contar con tres acabados diferentes para no caer en la extravagancia.

Estamos hablando de acabados, materiales, iluminación, etc. Sin embargo, la elección de todos estos elementos, resulta más fácil si empezamos por elegir el estilo que más nos guste. Elegante, rústico, moderno, vintage… Combina estilos y crea el tuyo propio.

A muchos el inodoro y el bidé, les resultan piezas feas de la composición. No tiene por qué ser así. Estas piezas fundamentales en el cuarto de baño cuentan cada vez con diseños más innovadores que van desde las cisternas integradas en el tabique hasta los sanitarios al aire que despejan el suelo.

Una buena planificación de la distribución, pasa por elegir bien el espacio destinado a la ducha, en el caso de que sea la elección tomada. Debe resultar cómoda y tener por lo menos un metro de ancho, como mínimo setenta centímetros. La grifería debe situarse a una altura cómoda para su manejo. El rociador, cuanto más grande mejor, puede instalarse en la pared o en el techo, pero hay que determinarlo antes de ponerse manos a la obra. Las tuberías siguen un recorrido diferente en cada caso.

Si te has decidido por colocar una bañera, las opciones son igualmente numerosas. Empotradas con el frente revestido o exentas con personalidad propia. Para colocar una bañera, evidentemente, el baño, debe ser más amplio. Existen bañeras mini de metro cuarenta para los que no puedan renunciar a ella y no cuentan con espacio suficiente. Las que más se llevan, son las exentan que dejan al descubierto sus líneas y diseño. Llevan la grifería instalada en el suelo, por lo que hay que planificar su colocación y la del desagüe. En este caso, es importante elegir un suelo que soporte bien las salpicaduras de agua.

Que tu baño es pequeño o tiene una planta complicada, no hay problema. Las bañeras de obra, están a la orden del día. En este caso, puedes hacerla con el tamaño, la altura y la forma que más te guste. Cuadrada, oval, rectangular o triangular… todo cabe, además de poder elegir los materiales y acabados que más acorde sean con el resto del baño.

No olvidarse de la grifería, deben ser de calidad y con el acabado que más te guste. Las cromadas son las más usuales, pero el cobre, el oro e incluso los grifos negros, están cada vez más presentes en los cuartos de baño.

Si el diseño no es lo tuyo y con estos apuntes aun no lo tienes claro, lo mejor es acudir a un profesional que sea capaz de plasmas tus ideas y hacerlas realidad.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Descubre la riqueza de Valencia

La Comunidad Valenciana, situada en la costa este de España, se destaca no solo por su rica historia y su